Logo

Hermanas de Santa Dorotea, Hijas del Sagrado Corazón

The sisters of Saint Dorthy

TIERRA SANTA - Visten de azul, negro, marrón o blanco... Trabajan en oficinas, escuelas, instituciones, iglesias... Llevan cruces en el cuello, un anillo alrededor del dedo, velos en la cabeza... Son las piedras vivas de la Madre Iglesia, las almas que trabajan discretamente para que la Iglesia brille. Lpj.org ha salido al encuentro de diez pequeñas congregaciones femeninas en Tierra Santa invitándoles hoy a conocer a las Hermanas de Santa Dorotea, Hijas del Sagrado Corazón. 

En el Instituto Effeta, las Hermanas de Santa Dorotea acogen a niños sordos o con problemas de audición desde la guardería hasta la escuela secundaria

Fundadas por un sacerdote italiano en noviembre de 1836, las Hermanas de Santa Dorotea se dedicaban originalmente a la educación de niñas pobres. Hoy en día, se encuentran en muchos ámbitos sociales, como la educación, la sanidad y el trabajo pastoral.

Docentes con "vocación probada"

Fue San Giovanni Antonio Farina, todavía un joven sacerdote en aquella época, quien decidió crear una congregación enteramente dedicada a la educación de las jóvenes, tras recibir el encargo de crear un instituto para ellas. Tras varios altibajos, un establecimiento abrió sus puertas en 1831 con 24 internas. El personal era laico y asalariado, pero pronto San Giovanni expresó el deseo de que la escuela fuera gobernada por "mujeres totalmente dedicadas a la caridad y a la formación de las futuras generaciones, que vivirían en el instituto según su regla religiosa".

San Giovanni Antonio Farina

"Al principio, nuestra congregación se centraba en la educación de las niñas pobres", explica la Hermana Anastasia, una Hermana de Santa Dorotea que vive en Belén. "Entonces empezamos a atender a los enfermos, a los sordomudos y a los ciegos. Hoy ya no tenemos institutos dedicados a los ciegos, pero seguimos estando muy presentes con los sordomudos.

Tras la muerte de San Giovanni, la congregación siguió creciendo. En 1924, comenzó a expandirse fuera de Italia, especialmente en Ecuador. En 1927, las Hermanas de Santa Dorotea llegaron a Tierra Santa, primero a Deir Rafat, donde había un orfanato, una escuela y el santuario de Nuestra Señora de Palestina, y luego al Patriarcado Latino, así como al seminario de Beit Jala. "Allí nos encargamos de la gestión del lugar y de la casa, como en el Patriarcado Latino", dice la Hermana Anastasia. "También estuvimos en el hospital psiquiátrico de Belén, en Ratisbona, en la Flagelación y en el convento de los Padres Betharam y en San Juan de Acre. Hoy en día, trabajamos en las escuelas, especialmente en Jordania, en las parroquias; y algunas de nosotras somos enfermeras o médicos. Todas nosotras trabajamos para los más pobres y necesitados.

En la actualidad, la congregación está presente en Jerusalén desde 2008 (casa provincial, formación y descanso de las hermanas mayores), en la Alta Galilea al servicio de la Iglesia melquita (pastoral de los jóvenes, de la familia, de los enfermos y catequesis), en Zarqa y Jabal Al-Hashimyn en Jordania (servicio a las parroquias y a las escuelas del Patriarcado Latino), y finalmente en Belén (Instituto Effeta Pablo VI).

Instituto Effeta Pablo VI

En 1964, el Papa Pablo IV - apodado el Papa de gran corazón por el Patriarca ortodoxo griego Atenágoras I - realizó su primera peregrinación a Tierra Santa. Impresionado por el gran número de niños sordos en Belén y sus alrededores (la segunda minusvalía más importante de la región), pidió la fundación de un establecimiento dedicado a ellos. La Superiora General de las Hermanas de Santa Dorotea, la Hermana Irma Zorzanello, le ofreció un terreno para la construcción de este establecimiento. El Papa aceptó... y les pidió que se hicieran cargo de la gestión. Así, el 30 de junio de 1971, gracias en particular a la Misión Pontificia para Palestina, pero también a las intervenciones del Patriarca de la época, Mons. Alberto Gori, Effeta Pablo VI fue inaugurado por el Cardenal Maximiliano de Fürstenberg, futuro Gran Maestre de la Orden del Santo Sepulcro.

"Ya habíamos iniciado un proyecto en el terreno que poseíamos, pero la llegada del Papa lo cambió todo y aceleró el proyecto considerablemente", explica la Hermana Anastasia. "Todo fue revisado y, tras seis años de trabajo, el instituto pudo acoger a 25 estudiantes, entre ellos seis de Jordania. Este año hemos recibido a unos 200.

Sesión de baile para los alumnos de Effeta

En la actualidad, más de 35 profesores y logopedas trabajan en Effeta, ayudando a los alumnos sordos y con problemas de audición a integrarse en la sociedad y a recuperar un lenguaje oral correcto. "La base de nuestro instituto es realmente la logopedia. Nuestro objetivo es dar a los niños la oportunidad de expresarse y aprender a hablar cuando sea posible".

Para maximizar las posibilidades de recuperar el lenguaje oral, Effeta acoge a alumnos desde menos de un año hasta el final de la enseñanza secundaria, en clases de no más de 15 alumnos. "Cuanto antes empezamos, mejores son las posibilidades. Muchos llegan aquí sin poder pronunciar una palabra, y luego, gracias a las sesiones diarias de logopedia, consiguen poco a poco expresarse".

En la actualidad, el instituto está supervisado por cuatro Hermanas de Santa Dorotea, incluida una logopeda de origen jordano, la Hermana Amal Hijazeen. Una Hermana italiana también organiza actividades manuales para los alumnos. Pero todas ellas dirigen el internado femenino. "Ofrecemos alojamiento a los estudiantes que viven lejos y para los que es difícil viajar por la distancia y los controles. Desgraciadamente, sólo tenemos un espacio limitado, así que sólo aceptamos a algunas chicas. Antes, también llevábamos a los niños", explica la Hermana Anastasia, que es la responsable de la comunidad.

Las actividades manuales ocupan un lugar importante en la vida de los alumnos del Instituto; los pasillos de Effeta también resplandecen con dibujos, collages y varios mosaicos, creaciones originales de los niños.

Una cristiana más en Tierra Santa

A diferencia de la mayoría de las Hermanas de Santa Dorotea en Tierra Santa, que son en su mayoría italianas o jordanas, o incluso palestinas o árabes-israelíes, la Hermana Anastasia es marfileña. Es la primera Hermana de esta nacionalidad que viene a Tierra Santa; "es toda una historia", sonríe cuando se le pregunta.

Hermana Anastasia

"Mi viaje personal surge de dos cosas: mi vocación religiosa y mi vocación a Tierra Santa. Crecí en una familia muy religiosa y practicante, y desde muy pronto, desarrollé el deseo de dedicar mi vida al Señor. Así que entré en la congregación de las Hermanas de Santa Dorotea, que era muy activa en mi parroquia de Costa de Marfil, y luego me fui a Italia para comenzar mi formación. Hice mis primeros votos en 2004 y los definitivos en 2011. Y he estado en Tierra Santa durante más de diez años.

Desde la infancia, la Hermana Anastasia desarrolló un deseo particular. "Cuando era niña, me marcaban mucho las colectas del Viernes Santo dedicadas a Tierra Santa. Y recuerdo que me emocioné mucho cuando oí hablar de los problemas de la Iglesia local, de que no había suficientes cristianos allí. Así que me dije que quería ser una cristiana más en Tierra Santa.

Cuanto más envejece la Hermana Anastasia, más vuelve este deseo. Cuando se hizo monja, sabía que, si se manifestaba la necesidad de ir a Tierra Santa, se ofrecería como voluntaria. Pero nunca expresó este voto a nadie... al menos hasta 2006, cuando, durante un retiro espiritual, acabó entregándoselo a la Virgen María. "No podía dejar de pensar en ello, así que se lo encomendé a la Virgen. Un mes y medio después, cuando debía partir para completar mi formación en Italia, me dijeron que finalmente lo haría en Tierra Santa.

Con sus Hermanas, frente al Cenacolino de los Franciscanos, con motivo de la apertura del capítulo de la congregación

Es pues en 2007 cuando la Hermana Anastasia vio su deseo hecho realidad. Pero una vez terminada su formación, tuvo que volver a Costa de Marfil; entonces le contó a su superiora su experiencia y su atracción por Tierra Santa, haciéndole saber que estaba disponible para volver allí algún día, si se presentaba la oportunidad. Unos años más tarde, poco después de sus votos perpetuos, la Hermana Anastasia fue enviada de nuevo a Tierra Santa, esta vez de forma permanente.

"Primero fui a Belén, luego pasé un año en Jordania antes de que me enviaran a Jerusalén y después a San Juan de Acre, donde antes teníamos una pequeña comunidad. Hoy estoy de vuelta en Effeta, pero pronto regresaré a Jerusalén, a nuestra casa provincial.

Maestra de formación (jardín de infancia y escuela primaria), la Hermana Anastasia es, además de la actual responsable de la comunidad de Effeta, la encargada de la pastoral de la comunidad africana francófona de Tierra Santa. "Fue un sacerdote camerunés el que se encargó anteriormente de esta labor pastoral. Cuando volví aquí en 2011, me invitó a asistir a la misa. Así fue como conocí a la comunidad. Me nombraron responsable de la pastoral en 2018, y desde entonces colaboro con dos sacerdotes estudiantes en la organización de las actividades de la comunidad - que tienen lugar cada semana en Jaffa (Tel Aviv)".

Breve resumen

  • Nombre: Hermanas de Santa Dorotea, Hijas del Sagrado Corazón
  • Fundador: † Monseñor Giovanni Antonio Farina
  • Acrónimo: SDVI
  • Carisma: Basado en la misericordia y la caridad, las virtudes de la Virgen María y el Sagrado Corazón.
  • Espiritualidad: "Encarnar los sentimientos del Sagrado Corazón en un exceso de caridad" - "dar testimonio del amor de Dios en el mundo" - "cuidar las debilidades y fragilidades, especialmente de los más pobres de cuerpo y espíritu".
  • País de origen: Italia
  • Ubicación hoy: Italia, México, Colombia, Ecuador, Brasil, Costa de Marfil, Togo, España, Inglaterra, Polonia, Ucrania, Rumania, India y Tierra Santa.
  • Hábito: enteramente negro, excepto en países cálidos u hospitales, donde las hermanas visten de blanco. Para países como Tierra Santa o Italia, las Hermanas van del negro al blanco según la temporada. La Medalla del Sagrado Corazón que usan continuamente simboliza su espiritualidad.
  • Anécdota(s): Además de las Hijas del Sagrado Corazon, existen otras tres congregaciones bajo el patrocinio de Santa Dorotea: las Hermanas de Santa Dorotea del CEMMO, de Frassinetti y las Hermanas Maestras de Santa Dorotea.
  • Sitio web: https://sdvi.org/