Logo

Pías Discípulas del Divino Maestro

Pías Discípulas del Divino Maestro

TIERRA SANTA - Visten de azul, negro, marrón o blanco... Trabajan en oficinas, escuelas, instituciones, iglesias... Llevan cruces en el cuello, un anillo alrededor del dedo, velos en la cabeza... Son las piedras vivas de la Madre Iglesia, las almas que trabajan discretamente para que la Iglesia brille. Lpj.org ha salido al encuentro de diez pequeñas congregaciones femeninas en Tierra Santa invitándoles hoy a conocer a las Pías Discípulas del Divino Maestro.

Las Hermanas del Divino Maestro (vestidas de blanco) de pie con sacerdotes del Patriarcado y hermanas mexicanas junto a Su Beatitud Pierbattista Pizzaballa, Patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Shomali, Vicario General, y Mons. Marcuzzo, obispo emérito, en la Pro-Catedral.

Las Pías Discípulas del Divino Maestro es una congregación de Hermanas nacida en Italia en 1924. Aunque la casa madre se encuentra en Roma, la congregación está ahora establecida en más de veinticinco países diferentes. Sus miembros se dedican especialmente a la adoración eucarística, al servicio de los sacerdotes y a la liturgia.

La Familia Paulina

Fundada por el Beato Santiago Alberione (1884-1971), la congregación de las Hermanas Discípulas del Divino Maestro forma parte de lo que hoy se denomina Familia Paulina. Compuesta por diez instituciones religiosas diferentes, todas ellas fundadas por el Padre Alberione, esta familia incluye la Sociedad de San Pablo, las Hijas de San Pablo, las Hermanas de Jesús Buen Pastor y las Hermanas de María Reina de los Apóstoles, así como otras instituciones diversas compuestas por personas consagradas y laicos.

El objetivo original de esta Familia era la evangelización y la promoción de la fe católica a través de los medios de comunicación. Este sigue siendo el carisma de la Compañía y de las Hijas de San Pablo, así como de algunos otros miembros de la Familia Paulina. Sin embargo, a algunas de las congregaciones e instituciones fundadas por el Padre Alberione se les han encomendado otras misiones, como la educación religiosa o la oración por las vocaciones. A las Pías Discípulas del Divino Maestro se les encomendó tres tareas: la adoración eucarística, el servicio a los sacerdotes y la preparación litúrgica.

La Hermana Miriam de Polonia y la Hermana Concettina de Corea rezando en la co-catedral del Patriarcado Latino.

"Después de que el Padre Alberione fundara la Compañía y las Hijas de San Pablo, muy abiertas al mundo por su carisma, su director espiritual le aconsejó que fundara otra congregación, más contemplativa, cuyos miembros estuvieran dispuestas a ofrecer su vida y sus oraciones por estas dos primeras instituciones", explica la Hermana Miriam, que entró en las Discípulas del Divino Maestro cuando tenía 19 años. "El Padre Alberione pensó primero en confiar esta tarea a las Hermanas Dominicas, pero como su carisma no tenía nada que ver con la Compañía y las Hijas de San Pablo, se negaron. Y así es como surgimos.

Como ya se ha dicho, la Familia Paulina incluye también a los laicos, a través de la Asociación de Cooperadores Paulinos. Algunos de sus miembros, estrechamente asociados a las Hermanas Discípulas del Divino Maestro, participan activamente en la misión encomendada a las Hermanas - es decir, la oración eucarística, el servicio de los sacerdotes y la liturgia - mediante oraciones e intercesiones.

Una misión en tres puntos

"El primer y más importante aspecto de nuestra misión es la oración eucarística". Sentada en una pequeña habitación llena de ornamentos litúrgicos en el Patriarcado Latino de Jerusalén, donde trabaja desde hace dos años, la Hermana Miriam sonríe: "La presencia eucarística es el centro de nuestras vidas. Así que rezamos una hora y media al día, por los sacerdotes, por la Familia Paulina... Y también rezamos por la noche, para reparar y perdonar los pecados".

Porque sin los sacerdotes, la gente no podría experimentar esta presencia eucarística, la misión de las Pías Discípulas incluye también el servicio a los sacerdotes. Este servicio puede adoptar diferentes formas: rezar por las vocaciones, cuidar de los sacerdotes enfermos o ancianos, supervisar las tareas domésticas en los seminarios o las casas de los sacerdotes... Pero también preparar la liturgia, que es el tercer aspecto de la misión de las Pías Discípulas. "Algunas de nuestras Hermanas son arquitectas, participan en el diseño de las iglesias: altares, sacristías, tabernáculos... Otros se dedican a la música litúrgica, la preparación de las misas y los ornamentos litúrgicos... Aquí, en el Patriarcado Latino, ésta es la misión de la Hermana Concettina".

The Sisters of the Divine Master (wearing white) with the Patriarch and the bishops, priests and staff of the Patriarchate

En cuanto a la Hermana Miriam, mantiene el buen funcionamiento de la casa, trabajando codo con codo con los equipos de mantenimiento y limpieza para que todo funcione bien.

En el corazón de la Iglesia de Jerusalén

"Cuando era joven, no me importaban mucho los estudios y la escuela", dice. "Entonces un día fui de peregrinación - todos los estudiantes cristianos lo hacen, es una tradición en Polonia - y allí conocí brevemente a las Pías Discípulas. Unos meses después, se me ocurrió una idea: "Quiero unirme a ellas".

Rechazando la idea por considerarla producto del cansancio ("demasiada revisión"), la Hermana Miriam esperó un tiempo antes de decírselo a su madre, pues no sabía nada de la congregación, ni siquiera la naturaleza de su misión. Finalmente, les escribió dos cartas: la primera quedó sin respuesta, la segunda dio lugar a una invitación para pasar tiempo con ellos. "Lo cual hice. Y así es como acabé uniéndome a ellos". 

Recibiendo un regalo del Patriarca como agradecimiento por sus servicios

Tras su entrada en la vida religiosa, y después de dos años de estudio en Italia y un breve periodo en Ucrania, la Hermana Miriam fue enviada a Tierra Santa en 2009, donde trabajó en la biblioteca de la Custodia hasta 2012. Luego regresó a Polonia y se convirtió en madre superiora de su convento, tesorera y guía de peregrinos. Vuelve a Tierra Santa en 2020, para trabajar en el Patriarcado Latino de Jerusalén. "Lo que hago aquí ahora, y lo que hago desde que estoy al frente, es supervisar y organizar todo el mantenimiento de la casa, en la cocina, las oficinas... así como los eventos que se realizan aquí, en el Patriarcado".

Para la Hermana Miriam, trabajar aquí después de haber trabajado en la Custodia es una experiencia profundamente rica. "Es como ver las dos caras de una misma moneda", explica. "Con la Custodia se conoce la historia y la labor de los franciscanos, especialmente en lo que se refiere a los Santos Lugares, que custodian desde hace más de 800 años. Aquí, en el Patriarcado, estamos en el corazón de la Iglesia de Jerusalén, que es a su vez el corazón mismo de la Iglesia universal".

Interior de la Gruta de la Natividad en Belén

"También me parece una experiencia enriquecedora, porque es concreta, arraigada en la vida real", dice la Hermana Concettina. Nacida en Corea y criada en una familia cristiana, empezó a buscar formas de servir a la Iglesia a una edad temprana. A medida que su vocación crecía, visitó varias congregaciones, pero sólo después de tres años de búsqueda se unió a las Pías del Divino Maestro a la edad de 23 años. Después fue a estudiar a Roma, regresó a Corea para enseñar liturgia y luego fue enviada a Tierra Santa, primero para trabajar en la Custodia y luego en el Patriarcado Latino.

"Antes de venir aquí, estudié mucho. Estudiar es bueno, pero es teórico. Aquí, como superviso todo lo relacionado con la liturgia, me encuentro con mucha gente, sobre todo después de las misas y las celebraciones. Así que mi vida diaria aquí es práctica, y todos los aspectos están llenos de vida".

Recorrido por Tierra Santa

Breve resumen

  • Nombre: Pías Discípulas del Divino Maestro
  • Fundador: † P. James Alberione
  • Acrónimo: PDDM
  • Carisma: "Amar a Cristo vivo en la Eucaristía, en el sacerdocio y en la liturgia".
  • Espiritualidad: "Aspirar a vivir integralmente el Evangelio de Jesucristo como Camino, Verdad y Vida, en el espíritu de San Pablo, bajo la mirada de María Reina de los Apóstoles".
  • País de origen: Italia
  • Ubicación actual: Italia, Estados Unidos, Canadá, México, Venezuela, Ecuador, Colombia, Brasil, Argentina, Chile, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Japón, Filipinas, Taiwán, Hong Kong, Australia, India, Burkina Faso, Congo-Brazzaville, Irlanda, España, Portugal, Polonia, Ucrania, República Checa, Francia y Tierra Santa.
  • Hábito: azul (o blanco) con un velo y una cruz. Para el trabajo, se puede usar otro hábito, también blanco pero con un corte y cuello diferentes.
  • Anécdota(s): La primera Madre de la congregación, Madre María Escolástica, fue declarada Venerable en 2013 por el Papa Francisco, en reconocimiento a sus virtudes heroicas.
  • Página web: https://www.pddm.org/es/